Fecha

miércoles, 25 de marzo de 2015

Covadonga


Puente románico sobre el río Sella

Asturias es una de las comunidades mas interesantes de las que he visitado hasta ahora. La combinación de montaña (Picos de Europa) y litoral (mar Cantábrico), hacen de esta comunidad una joya para hacer turismo, y para vivir, ese es uno de mis sueños.
Patrimonio natural, histórico y cultural, hace de Asturias un candidato en todas las listas para planear un viaje de placer.
Hace tiempo incluí en este blog de forma genérica la entrada Asturias pero, he considerado que se merece entradas aparte, individualizadas.
Una pequeña advertencia: Las fotos están realizadas con una cámara analógica (de carrete) de 35 mm., barata.
Visitamos primero la Cueva de la Santina, en la que se haya la imagen de la Virgen de Covadonga. Bajo la cueva brota un manantial de agua que se precipita sobre una poza que podéis ver en la imagen inferior. En esta santa cueva, se encuentra también enterrado el rey Don Pelayo.
Cueva de la Santina
Cueva de la Santina
La Cueva, junto a la Basílica de Covadonga confieren a este rincón una belleza magnificada por el entorno natural. Lástima que el reportaje fotográfico no esté a la altura de tan magno lugar.
La Basílica de Covadonga fue levantada a finles del siglo XIX, de estilo Neorrománico, fue declarada como tal en 1901.
Basílica
Don Pelayo
Basília
Entorno
Tras visitar la Cueva de la Santina y la Basílica, cogemos rumbo a los Lagos de Covadonga. Subimos con el coche -desconozco si ahora se puede subir en vehículo particular-, el paisaje es bellísimo, con la vista de las cumbres de este sistema montañoso.
Llegamos a los lagos, de origen glaciar. Comenzamos el paseo por Enol, para luego dirigirnos hasta el lago Ercina.

En su hábitar
Lago Ercina
Lago Ercina
El entorno es idílico, el verdor de la hierba, los bellos lagos rodeados de abruptos picos, es un placer para los sentidos. Pasear tranquilamente y mirar.
Lago Ercina
Lago Enol
Lago Enol
Ya somos amigos
Terminamos el tour en Cangas de Onís después de haber hecho un pic-nic en una de tantas áreas recreativas de esta comunidad. Junto al puente románico sobre el río Sella hacemos unas fotos y ponemos a remojo los cansados pies, el día soleado acompañó, aunque en los lagos siempre manda la niebla.
Después un pequeño recorrido aguas arriba por el Sella, su exuberante y frondosa ribera me dejan impresionado. Vuelta a Canga de Onís y punto final a esta espléndida etapa.
Río Sella
Río Dobro
Río Dobro
Puente románico

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí.