Fecha

martes, 17 de marzo de 2015

Zaragoza (Caesaraugusta) II


Vista nocturna de la Basílica del Pilar

Si el río Ebro es la referencia de Zaragoza, el Pilar es el símbolo por el que es conocida esta ciudad en el mundo entero, al menos en el mundo hispano. Junto con Santiago de Compostela, el gran lugar de peregrinaje de los católicos de la américa hispana.
La Basílica del Pilar, es un templo de estilo barroco que comenzó a construirse en 1681 y que tras diferentes ampliaciones y aportaciones -la última de Ventura Rodríguez- culminó su construcción en 1765.
Enclavada junto al río Ebro, preside la plaza que lleva su nombre. Este mastodóntico edificio religioso tiene una longitud de 130 metros y una anhcura de 67 metros, dotada de unas torres que son vistas desde casi cualquier punto de la ciudad, el interior es una maravilla artística.
Bajo la advocación de su famosa vírgen del Pilar, una pequeña imágen de la vírgen con el niño en sus brazos, esta basílica es visitada por miles de personas que llegan desde todos los rincones del mundo y, sobre todo de América latina, ya que es la patrona de la comunidad hispana en el mundo entero por lo que es una virgen por la que se siente gran devoción.
Para más información podéis visitar este enlace a Wikipedia.
Virgen del Pilar
Muy cerca del Pilar, tenemos el Mercado de Abastos, monumento histórico nacional desde 1978, obra del arquitecto Félix Navarro, fue construido en 1903.
Edificios modernistas como el Casino Mercantil  y otros en la calle Alfonso I, son la constante en esta céntrica zona de Zaragoza. El Teatro Principal inaugurado en 1799, ha sufrido diversas reformas a lo largo de su vida.
Calle Alfonso I
Casino Mercantil
Calle Alfonso I, el Pilar al fondo
Teatro Principal de Zaragoza
En la Plaza de España, nos encontramos con edificios modernistas y contemporáneos, con balcones y ventanas de todas las formas posibles.

Edificio en la plaza de España
Otra de las bazas que juega en favor de Zaragoza como ciudad agradable, son sus zonas verdes, espaciosas y que transmiten sosiego a quien camina por ellas, como es el caso de este  Parque Grande de José Antonio Labordeta, un lujo en una gran ciudad  que no se prodiga mucho en este país de ladrillo y baldosa que tantos beneficios deja a algunos.
Paseo de S. Sebastián
Una maravillosa zona de esparcimiento este gran parque de José Antonio Labordeta, para los que buscan tranquilidad y cercanía con la naturaleza, para pasar un día de pic-nic o, como pista deportiva para corredores y andarines.
Monumento a Alfonso I el Batallador
La plaza de toros conocida como "La Misericordia" o "Coso Pignatelli", es una de las plazas de toros mas antiguas de España, inaugurada en 1764, fue ordenada construir por Ramón Pignatelli.
Plaza de toros de La Misericordia
Otro rincón que me encantó fue el río Huerva, con sus aguas cristalinas. Discurre por el centro de Zaragoza. Muy bien cuidado y limpia su ribera -impensable en otras latitudes de este pais incivilizado- de contaminación, un sitio donde aliviarse del calor y que transmite frescor.
Para terminar, los dos símbolos que representan a Zaragoza, juntos, inseparables, el gran río y la gran basílica.
Río Ebro y el Pilar, dos símbolos de una gran ciudad

2 comentarios:

  1. Angel el segundo reportaje todavía es más espectacular que el primero. Las fotos son preciosas. Enhorabuena por el reportaje. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Alejandro!, aunque tu entrada de Añisclo no se queda atrás, me gusta mas las rutas campestres que las urbanitas, aunque tanto patrimonio histórico también tiene su encanto.
      Ambas son un lujo.
      Saludos.
      Un saludo.

      Eliminar

Deja tu comentario aquí.